Page 2 - AF 13
P. 2

CARIDAD QUE COMPROMETE







                                           “HAY
QUE
DAR
HASTA
QUE
DUELA”
                                                (Santa
Teresa
de
Calcuta)


                 Nunca
olvidaré
una
experiencia
que
tuvimos
hace
algún
 empo
en

                 Calcuta.
Hacía
meses
que
no
teníamos
azúcar,
y
un
pequeño
niño

                 hindú,
de
cuatro
años
fue
a
su
casa
y
les
dijo
a
sus
padres:
“No
voy

                 a
comer
azúcar
por
tres
días,
le
voy
a
dar
mi
azúcar
a
la
Madre

                 Teresa”.
Era
tan
poquito
lo
que
trajo
después
de
tres
días;
pero
el

                 suyo
era
un
amor
muy
grande.
                 Es
muy
importante
poder
tener
una
vida
de
Paz,
de
Alegría,
de

                 Unidad.
Para
ello
no
creo
que
haya
una
ciencia
más
grande
que
el

                 Amor
 por
 cada
 Ser
 Humano.
 Debemos
 aprender,
 como
 ese
 niño

                 pequeño,
que
no
es
cuánto
damos
sino
cuanto
Amor
ponemos
al
DAR.
Dios
no
espera
cosas

                 extraordinarias.

                 Después
que
recibí
el
Premio
Nobel,
mucha
gente
vino
y
alimentaron
a
los
nuestros,
trajeron

                 ropas,
hicieron
cosas
hermosas.
Una
tarde
encontré
a
un
mendigo
en
la
calle,
vino
hacia
mí
y

                 me
dijo:
“MADRE
TERESA,
TODOS
TE
ESTÁN
DANDO
ALGO.
YO
TAMBIÉN
QUIERO
DARTE

                 ALGO,
PERO
HOY,
POR
TODO
EL
DÍA
SOLO
TENGO
DOS
MONEDITAS
Y
QUIERO
DARTE
ESO”.

                 No
 puedo
 contarles
 la
 alegría
 radiante
 de
 su
 rostro
 porque
 tomé
 esas
 dos
 moneditas

                 sabiendo
que,
si
él
no
recibía
hoy
algo
más,
tendría
que
irse
a
dormir
sin
comer…
pero

                 sabiendo
también
que
lo
habría
herido
tanto
si
no
las
hubiera
aceptado.
No
les
puedo

                 describir
la
alegría
y
la
expresión
de
Paz
y
de
Amor
de
su
cara.
Solo
puedo
decirles
una
cosa:

                 Al
aceptar
las
dos
moneditas
sen 
que
era
mucho
más
grande
que
el
Premio
Nobel,
porque

                 él
me
dio
todo
lo
que
poseía
y
lo
hizo
con
tanta
ternura.
Esta
es
la
Grandeza
del
Amor.

                 Tratemos
de
encontrar
ese
Amor
y
ponerlo
en
acción.








                  1.  ¿Conoces
a
personas
que
prac ca
la
caridad,
a
pesar
de
su
pobreza?
                  2.  ¿Qué
sen mientos
te
ha
causado
cuando
te
desprendiste
para
ayudar
a
los

                    hermanos
necesitados?









                 Lectura
del
Santo
Evangelio
según
San
Marcos
12,
41‑44
                 "Jesús
se
había
sentado
frente
a
las
alcancías
del
Templo,
y
podía
ver
cómo
la
gente
echaba

                 dinero
para
el
tesoro;
pasaban
ricos,
y
daban
mucho.
Pero
también
se
acercó
una
viuda

                 pobre
y
echó
dos
moneditas
de
muy
poco
valor.
Jesús
entonces
llamó
a
sus
discípulos
y
les

                 dijo:
«Yo
les
aseguro
que
esta
viuda
pobre
ha
dado
más
que
todos
los
otros.
Pues
todos
han

                 echado
de
lo
que
les
sobraba,
mientras
ella
ha
dado
desde
su
pobreza;
no
tenía
más,
y
dio

                 todos
sus
recursos.»"
Palabra
del
Señor.
   1   2   3   4